John Wick 2: Pacto de Sangre (sin spoilers)

Tres años han pasado desde el estreno de la primera entrega de lo que se va camino de convertirse en la nueva trilogía de culto (si, me arriesgo a adelantar acontecimientos). De la mano de Chad Stahelski (quien fue doble de Keanu Reves en Matrix), recuperamos ese cine de acción de hace veinte años. Ese que no necesitaba abusar de efectos especiales para mantenerte pegado a la butaca del cine.

Una persecución por las calles de Manhattan, enlazan la historia que dio inicio en la primera entrega y continúa en esta segunda parte, dejando claro que cuando te metes con quien no debes, al final tienes que pagarlo.

La moraleja de toda esta historia es que el pasado, por mucho que haya quedado atrás, en ocasiones vuelve para perseguirte, y los pactos se sangre son algo que en el mundo en el que se mueven los asesinos de este universo, algún día tienen que pagarse.

Y eso es lo que había hecho John Wick para conseguir dejar atrás su vida como asesino. Hizo un pacto con la única persona que podía ayudarle, y cuando haces un pacto con “el diablo” sabes que algún día vendrá para cobrarlo.

Pues ese es a grosso modo el arranque de esta nueva entrega, que convierte, mas si cabe, a este antihéroe en un mito, una leyenda…

Desde el minuto uno descubres que los principios que rigen a John Wick lo convierten en un hombre centrado, comprometido, con una voluntad de hierro y con un sentido del deber y del honor que va por encima de los sentimientos propios. En definitiva, un samurai del siglo XXI.

Si la primera entrega nos iniciaba en el lenguaje de este nuevo universo, con “la reserva para cenar”, “la cata con el sumelier” no tiene desperdicio. El  Continental de Nueva York da paso a un nuevo Continental esta vez en la ciudad de Roma. La alta mesa de los 12, las cabezas que gobiernan en este mundo, en el que se deja bien claro que el Continental si bien pertenece a el, se rige por sus propias normas. Y si hablamos de normas, cabe citar la presencia de un nuevo grupo que aparece en escena, renegados,  gente con un código propio y en donde tendrá lugar el encuentro más esperado por los fans de Matrix. Neo y Morfeo juntos de nuevo, aunque en esta ocasión no podemos afirmar quién es el maestro y quién el aprendiz.

Cabe destacar la fotografía de la película, la luz, los colores… que no hacen más que enfatizar la personalidad del protagonista, parco en palabras, pero que con su sola presencia hace que tus temores mas básicos afloren. “El hombre del saco”, La Parca diría yo.

El manejo de las armas del que hace gala Keanu Reves, dejan constancia las horas de entrenamiento que ha requerido para prepararse para este papel. Y es aquí donde comprobamos que, en manos de Jonh Wick, cualquier objeto puede ser un arma: “Una vez lo vi matar a tres hombres con un lápiz… con un puto lápiz…” –Vigo en John Wick (2014)

En definitiva, una película que bien podría clasificarse como una de las mejores películas de acción de los últimos años, y con la que sales del cine esperando a que llegue la próxima entrega.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: