Critica Ghostbusters 2016 (Paul Feig)

Tratar de emular algo que tenía en su originalidad su máximo exponente, tiene un peligro de base ya enorme…y solo nos quedan varias opciones para hacer destacar al nuevo producto o incluso tratar de mejorarlo. Esto lo hemos podido comprobar varias veces en el mundo del cine, de la mano de James Cameron con Terminator II, o Aliens por ejemplo, pero pocos son los aciertos y muchos los fiascos.

En este caso en concreto, tenemos las dos vertientes: la peli de comedia, y la peli como perteneciente a la franquicia de Ghostbusters. Y en ambas vertientes falla.

Como comedia falla estrepitosamente porque ni los chistes soeces sobre pedos vaginales, ni la verborrea mantenida entre Wiig y McCarthy (sencillamente insoportable a veces), ni el intento de hacer de Leslie Jones una especie de cruce entre Chris Rock y Eddie Murphy, consiguen sacarnos una sonrisa por lo trillado del chiste. Lo histrionico de la interpretación (sobretodo en el caso de Jones), o sencillamente porque la gracia brilla por su ausencia, ni la pretendida “locura genial” de McKinnon, consigue hacer de contrapunto al resto del elenco de cazadoras, por la sencilla razón de que la quimica no existe. No hay ritmo alguno entre los diálogos porque se superponen o se atropellan, como si fuera mejor el soltar la ocurrencia rápido a que esta tengo algo de divertido. Momentos “slapstick” los hay a patadas, pero de la repetición no viene la diversión… sin mas… el “caca-culo-pedo-pis” puede resultar hilarante, cuando viene a cuento. Sin mas. Los hermanos Farrelly con eso sencillamente se salen, y no puedes evitar reirte como si oyeras un pedo en mitad de misa… eso es divertido, la sorpresa, situación, momento y contenido.

Hasta que llegamos a Hemsworth.

¡Que actor se ha perdido la comedia! Ver a Thor no saber manejar un teléfono, enseñar fotos de modelo chabacano, o bailar en los créditos finales es algo que SI pilla a todo el personal desprevenido. Simplemente te lo crees pero no te lo esperas. Es el tio-bueno-mas-tonto-que-una-piedra. Así, a las claras. Quizá sea en este personaje (Kevin, el recepcionista) donde podemos echarnos unas risas a base de bien, tanto en el qué (impagable la escena de las fotos, o del acuario) como en el cómo  (un maromo de dos metros y pico dar mas pena que gloria tiene su merito).

…Y como película que viene del clásico ochentero de 1984, simplemente no tiene ni pies ni cabeza.

En la primera teníamos elementos del mas genuino cine de terror (la escena de la biblioteca inicial es sencillamente magistral), la tortura de Dana Barrett (Sigourney Weaver) en su piso por parte de El Guardian de la Puerta Zuul, en su intento de minar su resistencia para poseerla y, junto con Vinz Clortho (El Maestro de las LLaves), traer al semidios destructor  Gozer a este mundo y a esta dimensión para propiciar el fin del mundo en una debacle bíblica sin parangon gestada desde hacia décadas por el Culto a Gozer.

Un apocalipsis en la Tierra mediante la venida de un dios sumerio milenario. Ahí queda eso. Y no teníamos a un geniecillo venido a menos liándola parda con cachivaches eléctricos utilizando las “líneas de poder” de la Tierra… el detonante simplemente falla en la base de que ni asusta, ni amedrenta, ni tiene una mitología como la que se creara para la película de 1984. No hay nada que nos lleve a pensar que la peli acabara de otra manera que no sea con todo el mundo en casa y feliz.

Y las partes de comedia, eran eso, comedia. Las payasadas de Venkman (Bill Murray) con Dana, su complicidad con Stanz (Dan Ayckroyd)  magistralmente mostrada por Reitman… por ejemplo cuando llegan a la Universidad antes de que sean despedidos, Igon (Harold Ramis) le cuenta a Venkman que sus cálculos le indican que hay posibilidades de capturar un ente  de tipo sobrenatural y mantenerlo en cautividad durante un tiempo y este le da una chocolatina mientras comenta que retira lo que siempre ha dicho de él. El plano cambia a una sonrisa y gesto de aprobación de Stanz y vuelve al momento en que Spengler se queda el dulce… es realmente bueno.

Ya podemos incluir a Luis Tully (Rick Moranis) y sus torpes intentos de conquistar a Dana, y a sus indescifrables citas a la mitología ancestral de Gozer, o su comportamiento ya poseído por Vinz Clortho (el Maestro de las Llaves), a las maniobras del “tocapelotas sin pelotas” que era Peck (William Atherton), los chascarrillos de despacho entre el alcalde y el obispo de Nueva York, las canciones de Venkman en prisión rodeado de internos que ni se acercan a los cazafantasmas porque piensan que no están muy en sus cabales. Ahí veíamos la continua improvisación magistral de los que eran miembros del selecto club de Saturday Night Live, que sorprendentemente, en esta ocasión no funciona con Wiig por ejemplo.

La imaginería para una y otra distan no solo en la técnica, si no en la plástica. Nos llegamos a creer que un coloso de la altura de un edificio hecho de jamoncitos (si, allí Marshmallows, aquí en España se llamaron siempre jamoncitos o nubes) podía acabar con todo Nueva York… en esta un desfile “a la Tim Burton” simplemente se antoja como un alarde, mas que una demostración. Si se pueden meter mil fantasmas y monstruos por CGI, para qué pensar si viene a cuento o no. Típico ejemplo de Star Wars: trilogía clásica versus trilogía moderna. Ni el peregrino gigante, ni las apariciones espectrales… nada. Nada nos da miedo. Y no podemos perdonar la falta de respeto sobre alguien como Moquete (Slimer en el original). Por favor… ser una masa informe verde tiene que ser lo suficientemente traumático como para que encima en un remake, te pongan a una novia igual de fea pero con morros pintados y lacito… no. Por ahi, no.

Lo mejor de la película son los cameos y Hemsworth. Y ya. Ni las referencias a la clásica, ni la música  (mala, muuy mala), ni las gracietas. Para verla una vez e irse a casa con las dudas de que hubiera ocurrido si Ramis siguiera vivo. Así de claro.

Otro detalle. A la mas pura tradición Marvel, hay escena post créditos. Y ahí si que algún nostálgico aplaudirá a rabiar. Hay dos: una casi al final y otra después de los créditos. Quedaros a ver las dos. La última es épica. Pero es triste que la película solo funcione con golpes de la primera.

Ficha técnica en IMDB

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: