Crítica: El renacido (2015)

El renacido, de Alejandro Gonzalez Iñárritu (Birdman), es el penúltimo intento de Leonardo Dicaprio por alcanzar el Oscar. Aquí encarna a Hugh Glass, un explorador que guía a un grupo de tramperos por la América de 1823. Glass resulta herido por un oso y es abandonado a su suerte por un miembro de su grupo: John Fitzgerald (Tom Hardy).

El inicio de la película es un misil, con el ya mítico plano-secuencia, marca de la casa del director, en un ataque indio al grupo de Dicaprio. Salvaje y descarnado ya de primeras te deja claro que el mundo es hóstil. Y seguido por el ataque del oso que otra vez nos recuerda que Iñarritu es el Dios del plano secuencia, creando una escena angustiosa, y con un realismo impresionante, que pone los pelos de punta.

A partir de ahí, el film se transforma. Mientras vemos la progresión del personaje de Dicaprio, el director nos muestra con planos largos y detallados, lo bello del salvaje paisaje del medio-este norteamericano. La fotografía, a manos de Emmanuel Lubezki, es simplemente excepcional, jugando con las luces naturales a través de la niebla y los árboles, apoyando la imagen en una banda sonora muy sutil y plagada de sonidos de la naturaleza. La fijación de Iñarritu por los parajes de su film es tal, que llega a hacerte desconectar de la propia historia, porque se recrea tanto en ellos, con panorámicas amplias y lentas, que hacen decaer el ritmo de la película hasta cotas insospechadas.

Entiendo la elección del director, porque a fin de cuentas, “El renacido” es una historia simple de supervivencia y venganza, que ha sido muchas veces contada. Así que recurre a estos otros elementos, incluida la relación de Glass con los nativos americanos, para dotar a la historia de un aspecto onírico, que a mi juicio no tapa los mayores problemas del film, su ritmo lento y excesivo metraje. Es un claro ejemplo de un film que con media hora menos, funcionaría mejor, aunque para ello necesitaría un guion con más contenido, porque como he dicho, la historia es muy simple. 

Seguramente le darán el Oscar a Dicaprio por esta película, a pesar de no ser su mejor interpretación, pese a lo descarnado de las situaciones que vive el personaje. Pero al no tener apenas diálogos durante más de la mitad de la película, su actuación se ve reducida a gestos y gruñidos, que si bien pueden transmitir la angustia física, no lo hace así con la angustia mental, lo que hace que no llegues del todo a empatizar con Glass y su lucha personal contra los elementos.

Creo que “El renacido” es víctima del ego de Iñarritu, muy crecido tras el éxito de Birdman el año pasado. Su error ha sido encomendar la narración a todo su arsenal de recursos técnicos, y en su afán de exhibir su técnica, ha descuidado un guión que podría haber dado mucho más de sí y hacer un conjunto mucho mejor. Una lástima.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: