Crítica: John Wick (2014)

John_Wick_Otro_d_a_para_matar-166872838-main

Crítica: Keanu Reeves, después de “Ultimatum a la tierra” (2008), dejó la primera escena para centrarse en algunos proyectos personales, como dirigir su primera película “Man of Tai Chi” en 2013. Tras este paréntesis volvió a la primera linea de los blockbusters con “47 Ronin”, una suerte de épica japonesa, remezclada con el estilo “300”, para adaptar historias clásicas con un look contemporáneo. Lamentablemente, fue un fiasco y Keanu perdió buena parte del apoyo de esa industria tan poco indulgente con el fracaso, que es Hollywood.

Eso nos lleva a porqué Reeves aceptó el papel de John Wick, una película de acción menor, con un modesto presupuesto y una premisa extraña:

“Jonh Wick es un ex-sicario de la Mafia rusa, la cual abandonó por amor. Tras fallecer su mujer por culpa de una enfermedad, todo lo que le quedó fue un perrito que ella le envió al saber que se moría. Una noche, entran a robar en su casa y matan a su perro. Para Jonh, es la gota que colma el vaso de su dolor, y su corazón reclama venganza.”

Lo sé, cuando leí la sinopsis a mi también me pareció una chorrada, pero bajo está sencilla premisa, se esconde una joya del cine de acción más clásico que rememora esos títulos de los 80 y principios de los noventa.

Puede que no hayáis oído hablar de esta película, porque no fue un éxito de taquilla, y creo que en España ni siquiera se estrenó en cines, yendo directa al mercado doméstico. Pero estamos ante uno de esos casos en los que internet ha convertido una película desconocida en un clásico de culto, reverenciada en multitud de foros de cine.

La razón de este entusiasmo es la directa realización de la película, que sin tomarse a si misma muy en serio, prescinde de dar profundidad a la historia o a sus personajes (con la excepción de nuestro protagonista) para centrarse en lo que si sabe hacer: darnos acción bien rodada, espectacular y creíble, distanciándose del artifício y la pomposidad de los blockbusters actuales, donde parece que solo impera el “más es mejor”. Aquí no hay tiempo bala, ni carambolas imposibles. Su estilo de acción, como dije antes, se asemeja más a esos clásicos de los 80, como Jungla de cristal o incluso “Point Break” (Le llaman Bodhi), protagonizada tambien por Reeves. John va abriéndose paso entre secuaces mientras vamos descubriendo su pasado. Pero al contrario de lo que pasa en el cine de acción actual, Wick también chupa ostias como panes y recibe balazos, al más puro estilo John Mclane, no es un super héroe, sangra como todos. 

Ese halo de realidad en sus escenas es un aire fresco para un cine de acción cada vez más alejado de la realidad. Es la esencia de Bourne y la Jungla de cristal y por eso mismo triunfa entre los que nos gusta ver este tipo de películas de vez en cuando. Es lo que en algunos foros llaman “cine de sudor y cerveza”, películas simples de acción que no requieren el uso del cerebro, pero realizadas con buen gusto. 

Quizas en Jonh Wick 2, actualmente en rodaje, puedan corregir el principal motivo que les falló la primera vez, un guión soso (Jonh necesita frases lapidárias, un yippy kae yai, vamos) y una historia con algo más de chicha. Tengo ganas de ver si lo consiguen.

Traíler original:

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Create a website or blog at WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: